Mostrando entradas con la etiqueta selva. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta selva. Mostrar todas las entradas

viernes, 11 de octubre de 2013

DÍA A DÍA- ¿EL CAMINO ESTÁ PERDIDO?

¿EL CAMINO ESTÁ PERDIDO?




Nunca nada está perdido aunque las fuerzas te falten y  veas pocos resultados.
Nunca estas perdido en el camino, solo andas distraído.
No niegues lo que sientes, no te hará menos decir lo que sientes, al contrario te hace mas fuerte.
Celebra  con humildad tu logros, no importa cuan grande o tan pequeño sea,
lo   pequeño para muchos puede ser lo más grande para ti, eso es lo que importa.

Cuando una persona  llega a una montaña grande, cuando está en la cima, disfrutará el paisaje, luego mirará al horizonte y  se dará cuenta que  aquella montaña que subió con tanto esfuerzo es solo el principio del largo camino. Aceptará  el camino con humildad.
Aquel observará desde arriba a otros que van haciendo el mismo camino. Ellos, los que están subiendo no podrán ver al que arriba está.
El de arriba  intentará ayudar pero los de abajo no lo podrán oír. El de arriba hace señales con sus brazos, indicando el camino.
Un caminante el más fuerte físicamente lo  logra ver,  ve las señales que hace el de arriba, piensa.

“Me quiere tomar el pelo y burlarse de mi, no lo conseguirá”

Aquel fortachón hombre esquiva la mirada  y entra en un camino boscoso.
“Aprendizaje”
Luego de tantos intentos fallidos y de intentar subir por acantilados peligrosos, el fortachón regresa al lugar donde vio al de arriba, pero este ya no está. Se lamenta al perder una oportunidad.
Rompe a llorar como un niño durante tres días seguidos,  durante los tres días le invade el miedo, se lamenta de su suerte, piensa en regresar. La soledad y el desamparo carcomen sus pensamientos. Al termino de los tres días, con los ojos hinchados del llanto manchado de arena y lagrimas, divisa a lo lejos entre las montañas una  luz que empaña su visión. Se incorpora lentamente, el silencio parece hablarle. Por primera vez en sus 33 años de vida, mira la salida del sol entre las montañas, siente el calor tibio del astro. Algo se transformó en él aquella mañana.
Admira la maravilla de la luz y se pregunta.

¿Cómo es que antes no pude ver todo esto?

Se arrodilla con una sonrisa optimista, una  lagrima enjuaga la arena de su rostro, marcando un surco limpio que se difumina en el cuello. Coge una piedra, la reconoce. Por primera vez se da cuenta que la piedra tiene una serie de matices y colores. Coge mas piedras las lleva hacia el pecho, la alegría se apodera de él. El fortachón hombre, gira sobre su eje descubriendo algo tan simple para muchos, pero en ese instante para aquel hombre era todo. Coge un puñado de arena, la deja escurrir al aire, el gozo lo invade.  Rápidamente abre la mochila y hace una selección y lleva solo lo que necesita. Envuelve las cosas en una toalla y deja una nota.

“Hoy  llevo lo necesario para este camino… lleva lo necesario de esta bolsa”

Levantó su equipaje y se puso en marcha hacia la cima. En ese estado mientras caminaba escuchaba los latidos de su corazón, el sonido de sus pasos, el murmullo del viento que hacia bailar los bellos del brazo. Estaba con el todo, porque comprendió que el era parte del todo.

“La montaña más elevada existe en tu ser, esa montaña ya lo estuviste subiendo miles de veces.”

El fortachón, llegó al fin a la cima de la montaña. Desde arriba miraba a los otros como hormigas intentando subir. Por un instante tuvo el impulso de hacer señales para ayudar a los que buscaban el camino, pero comprendió que la cima es la misma para todos, el camino es único para cada ser humano.
Levantó los brazos en agradecimiento, el sol  pintaba diversos colores como la paleta del pintor, el viento limpiaba todo su ser. Se quito el calzado y se aferro a ala tierra. Había comprendido que la misma tierra y todo lo que tocaba era temporal y que nada le pertenecía. Dio las gracias a  la cima de la montaña por sostener sus pasos.


“Que grande es todo, que pequeño soy ante tan  magnifica creación.”

Exclamaba.

comprendió también que a cima de aquella montaña tan solo era el inicio del verdadero viaje. Recordó que hubo un tiempo donde  se quedo mirando desde abajo, Otras veces ni se asomo por miedo a lo desconocido.
“lo que hagas hoy es lo único que te garantiza el mañana.”

En este camino  recordó que había dejado a  seres que amaba o que simplemente creo una dependencia emocional o física.

“Amo a la familia que escogí al nacer, también amo el camino que me tocó hacer. Este camino no podría hacerlo jamas con las personas que amo, porque ellas y ellos en algún momento tendrán que hacer lo mismo. La verdadera libertad del amor  es la que deja ser en la individualidad”

Recordó que hizo una búsqueda inútil y   a su vez útil en su vida. El había integrado grupos de toda clase para aportar un bien a la sociedad. Integró grupos que luchan por la paz y demás grupos.

“Si realmente deseo la paz, porque empleamos la palabra LUCHAR por la paz. ¿Nos estamos enfrentando para lograr la paz?
Si realmente quiero la paz de la humanidad, necesito encontrar mi paz, solo entonces dejará de ser una lucha. Luchamos  por la naturaleza, por la tala indiscriminada de arboles, luchamos contra el maltrato animal. Ante eso podría afirmar que la vida es una lucha. ¿Lo es realmente? Venimos al mundo a luchar o  venimos a ser y a estar.
Elijo desde hoy no luchar mas por mi vida. Elijo ser yo en su totalidad para estar y dar las mejores semillas que expandiré por el mundo. De esas semillas brotaran los frutos necesarios para continuar el ciclo de la vida y la preservación del verdadero ser humano.”

El fortachón hombre, continuo caminando durante años por desiertos, bosques, ciudades. Compartiendo en la acción de forma silenciosa todo lo que iba aprendiendo de los lugares que visitaba. Construyo escuelas, ayudo a la tecnificación de cultivos, fue profesor de escuela con una dedicación con un amor digno de un verdadero ser humano. Siempre exclamaba.

“He leído algunos libros en mi vida, he ido a la escuela porque así lo dictaba la sociedad. Nunca pisé una universidad para estudiar una profesión. Hoy siento que tengo todas las profesiones del mundo, sin llevarme ninguna al lecho de mi muerte.”


Carlos Colonia B.

11 octubre 2013

domingo, 16 de diciembre de 2012

DÍA A DÍA- COMUNIDAD MADRID



VALDEPIÉLAGOS 2






Conté mis pasos, mirando cada casa. A lo lejos el ladrido de un perro marcaba un ritmo cálido en una tarde fría en Valdepiélagos.
Al llegar a casa de Julio, me recibe una mujer, sin darme un respiro soy conducido por unas escaleras hacia una habitación.

- Qué bueno que fue puntual, lo estaba esperando.-

La mujer no paraba de hablar en todo el trayecto. Me preguntaba un tanto confuso. "tanto interés en verme"

- Usted cree que todas estas cajas le entren en su furgoneta.-

- Creo que le está hablando a la persona equivocada. Vengo a ver a Julio.-

Las carcajadas y la vergüenza inundaron a aquella mujer. Por un instante pensé que quería que le ayude a mover cajas o algo así. Al bajar encontré a Julio sentado al lado de la chimenea. También estaban dos chicas sentadas en el único sofá. Este sofá estaba frente a una ventana, donde entraba mucha luz y se veía el campo.




- Hola. Víctor me hablo de ti. Al parecer  tienes un proyecto.-

La mujer que me condujo entraba y salía. Ella esperaba al hombre de la mudanza.
Me senté en una especie de caja, aunque ellos insistieron en que me  sentase en una cómoda silla. Las preguntas eran variadas, todo era referente al proyecto. El salón de la casa se transformo una sala de exposición. Una de las chicas me miraba atentamente, notaba un interés en sus ojos. La otra chica estaba cubierta con una bufanda y gorra. Solo veía sus gafas.

- Vengo a hablarles desde el corazón. En el amor no radica el miedo, en el amor no radica el ego. Queremos amar cuando no tenemos nada que ofrecer. Exigimos y cuando ese "amor" no llena nuestras expectativas,  crucificamos al otro(a). Ese es el amor que abunda en la sociedad actual. Con esto, no solo me refiero al amor de pareja, si no a las relaciones humanas. Si estuviésemos llenos del verdadero amor, compartiríamos, daríamos sin pedir nada a cambio. Ese amor está dentro de cada uno de nosotros, sólo hace falta desempolvar para volver a aprender. Aprendemos para desarrollar y cuando desarrollemos podremos compartir. Creo que son tres pasos importantes para la evolución del ser humano.-

Las preguntas seguían en una tarde con tintes de noche. La chica de las gafas preguntaba.Julio insistía preguntando cuales eran las herramientas que se compartirán en el centro Ceah.
Es normal deducir o pedir explicaciones hacia algo que está en proyecto y que se proyecta a ser una realidad. La parte racional juega un papel importante en la vida de los seres humanos.
 -"Creo en todo lo que veo"-  Eso es algo natural del cual nos han acostumbrado. Cuando decimos "creer para ver" es algo que implica algo más profundo, algo que va más allá de la razón. El ser humano se ha olvidado de creer y si cree, cree en lo palpable, en lo que ve. Aparentemente no hay nada más en ese espacio. Aparentemente no lo hay, por lo mismo que no se ve. En cambio si se abre las compuertas del mundo interior descubrirá a lo que yo llamo " la magia"  Activamos nuestra magia interna para llenarnos de ese destello de luz divina dentro de nosotros. Esa luz es parte del amor, ese amor  es parte de lo elemental para seguir compartiendo desde el corazón.

- ¿Cómo abrimos?, o mejor dicho, ¿cómo hacemos para evolucionar?-

- Es tan amplio ese campo, pero puedo decirte que para abrir podemos encontrar muchas vías, pero la principal desde mi punto de vista es la libertad en todo aspecto. La libertad para hacer desde adentro, no para contentar a nadie, si no libertad para expresar y el arte tiene esos ingredientes para el contacto interior.-

- Hablas como si fueras un psicoanalista. Todo es mismo solo dicho de otra manera.-

 La chica de las gafas daba su punto de vista. Luego miramos en el blog del centro CEAH  fui exponiendo, descuidando completamente que debía ir a casa de Víctor para ayudar a elaborar jabón para lavar ropa.
La negra noche invernal movía mis cabellos, miraba al cielo iluminado de estrellas. El perro ladraba,  fiel al concierto nocturno.


Carlos Colonia B.
12 Dic. 2012

sábado, 22 de septiembre de 2012

DÍA A DÍA


                                    Cultivando un Sueño

La mañana se abría  lentamente en tierras valencianas. Abrí mis brazos a la propuesta hecha por Lucía.

- Tengo unos amigos que tienen un huerto en Calicanto. Ellos se han unido y cultivan verduras ecológicas  de todo tipo. ¿Te apetece ir, ayudarles un poco?.

La idea resonaba interesante. Había  hecho la presentación  del proyecto dias atrás, ahora tocaba  aprender sobre cultivos ecológicos y grupos de personas que se unen para un fin común .

Calicanto  es una urbanización  que  pertenece a los pueblos de  Chiva, Torrente y Godelleta.  En coche tardamos unos veinte minutos. 
Después de  atravesar  un camino de tierra llegamos al huerto. Los árboles de pinos rodean la unica casa de unos sesenta años de antiguedad que tenía  medio tejado abajo, la estructura de la casa se conservaba en buen estado salvo la ausencia de ventanas y puertas. Nos recibieron muy amistosamente un grupo de cinco personas que ya estaban  haciendo diversas labores. Uno de ellos sacaba con una carretilla escombros que había  dentro de la casa, otro se había  metido en un aljibe  que estaba aún  con agua.
 Antiguamente la gente del campo depositaba el agua de lluvia en esos aljibes o tanques de agua. Observe el sistema de recolección de agua de lluvia . Consistía  que la caida de agua que escurria por el tejado era conducido por una canaleta. La primera  tromba de agua servía  para lavar el tejado el resto se direccionaba  a través  de los tubos hacia el interior del aljibe.


Junto con Lucía  nos pusimos a arrancar la mala hierba que estaba alrededor de los tomates, pimientos,calabacines, sandias  y demás  vegetales. Había  un sol tenue que faciltaba nuestra labor.

- Chicos por favor solo coged la mala hierba. Si tenéis  dudas en diferenciar la hierba mala con el vegetal, me lo decís. Lo digo porque mi hermana arrancó  la planta de  patata pensando que era mala hierba.-

"H" reía  al contarlo. "H" se volvió  nuestra guia en las labores de campo. A  lo lejos se veía las casas que ocupaban la cima de una colina. En aquel lugar el silencio era unico, sólo lo matizaba las cabras de un pastor gitano. Sí. Se que para muchos sonará  raro ver a un gitano pastor. El pastor de cabras llegó  a un acuerdo con los chicos de "La huerta de Pepita" ellos le cedieron una parte del terreno para el paso de las cabras. El a cambio le daba abono que serviría  para los campos de cultivos.

-Chicos tened cuidado de los gitanos, no vaya a ser que os roben.- 
Les  aconsejaba el gitano pastor.

Los chicos de "la huerta de Pepita" reían  cuando contaban esta anecdota.


- Fijate, que ya es algo fuera de lo común  ver a un gitano pastor. Incluso el mismo gitano nos daba consejos acerca de los gitanos.-



Nuestra charla se dio en un descanso donde intercambiamos información. Me preguntaban sobre el proyecto "Ceah" . Gustosamente contestaba a las inquietudes.

-Carlos, en España  hay muchas ecoaldeas.-

Me comentaba uno de ellos. Estabamos sentados en un circulo, comiendo ensalada de tomates con lechuga.  Los deliciosos tomates que me llevó al recuerdo de la infancia. Saboreaba aquel manjar dado por la madre tierra.

- En el proyecto "Ceah" no sólo  quiero  enfocar la parte externa de vivir en comunidad.La idea es ahondar en algo fundamental para una mejor convivencia. Cuando el ser humano encuentre su sintonía  interna   dejará  de mirar lo que hace el hermano o el vecino. Creo, que sin una sintonía de reestructuración espiritual no se podrá  llegar a ver un verdadero modelo no sólo  sonstenible si no también humano.-


"Es posible un mundo mejor si partimos de nosotros mismos."
Miraba con agrado de este bello grupo de gente que estaban sin trabajo y que buscaban a través  de la labor del campo una alternativa efectiva, no sólo  para ellos si no hacia la comunidad.
Siempre es una oportunidad cuando la sociedad nos aprieta el cuello, es una oportunidad para crear nuevos sistemas alternativos que ayuden a los demás a seguir ensayando nuevas vías de desarrollo, un desarrollo como suelo decir "más  equitativo"

Luego depositamos nuevas semillas en la tierra que abonamos con tanto amor. Cogí  la camara e hice fotos en plena labor de sembrado. Algunos se  refrescaban en la piscina. Un perro fiel posaba como el gran guardian del campo.


Nos quedamos a la comida organizada por los integrantes de "La huerta de Pepita" Lucía  tan amable preparaba los bocadillos de tortilla de patatas.
                                                          
Fue un día  muy especial. Agradecí  conocer gente involucrada con nuevas alternativas en alimentación. Aquel día  me llevé un bello aprendizaje en el corazón.
A cada paso estoy más  convencido del gran proyecto que tenemos encargado en la selva peruana.

Creo en el creación  del hombre.
Sueño con dar un gran minúsculo  grano de arena para ir formando la gran escultura entre seres humanos que creen y viven con la convicción de dar con el corazón a través del amor.



                                                                                              Carlos Colonia
                                                                                                18-sep-2012